Rant sobre la inconformidad moderna generalizada

Estándar

Somos muy afortunados de vivir en una época como ésta, donde el bienestar y la calidad de vida de la civilización humana ha incrementado de manera histórica, tal magnitud de avance es lo que nos ha permitido como individuos y colectividad, ocuparnos de los problemas que atraviesan la «pura realidad objetiva y palpable», cosa que antes era muy difícil, ya que nuestros antepasados estaban más preocupados por sobre vivir, sentirse mal o estar deprimido era un asunto trivial, se tenía que buscar el pan de cada día lidiando con condiciones laborales nada óptimas y jornadas muy agotadoras, y eso sin tomar en cuenta el aterrador y exasperante ambiente que tuvimos que vivir durante las pasadas guerras, y los regímenes dictatoriales y totalitaristas que asesinaron a millones de personas, digo «tuvimos» aunque no lo viví yo, porque aún así siendo una persona muy individualista, me identifico totalmente como parte de una masa, muy diversa y desigual, si, pero unida en las páginas de la historia, por el sufrimiento, el dolor, y el trabajo duro que nos ha tomado llegar hasta aquí.

Entiéndase sufrimiento y dolor como el inevitable recorrido de un camino árido, abrasador y empinado, necesario para formar aquellos callos que nos permitirán mantenernos en ese mismo camino, que seguirá siendo adverso pero con cada paso menos difícil de transitar.

Habiendo dicho esto, me parece increíble el grado de irrespeto, desagradecimiento e inconformidad presente en muchas personas, no digo que todas porque sería generalizar, y no manejo la data ni los números necesarios para hacer tal afirmación, pero si puedo decir con total seguridad que he conocido muchas personas que no tienen idea de lo que tienen, no tienen idea de la calidad de vida que se tiene hoy en día y de lo que ha costado llegar a tenerla, exceptuando muy contados casos de países que están bajo diversas crisis de naturaleza cultural, social, económica y política.

Y sigo diciendo que me parece muy interesante, como a lo largo de la historia vemos repetirse este típico patrón, se construye una sociedad civilizada y prospera gracias al trabajo duro y el sacrificio, la cual luego es destruida gracias a el exceso en el disfrute de los placeres que brinda dicha prosperidad, gracias a la ignorancia y la malevolencia de unos pocos que envenenan a muchos aprovechando se de su ignorancia.

Creo que sería bueno tratar de ser más agradecidos por lo que tenemos, enfocarnos más en conservar lo que ya está, y mejorarlo, y ser desconfiados para poder encontrar el mínimo deseo implícito de destruir lo que tanto nos ha costado a costa un cambio.

Vivimos en un mundo en donde la gente se ofende por nada, y eso es una lamentable, porque ya no se habla honestamente, así que cuando alguien te diga que quiere cambiar el mundo para mejor, debes cuestionarlo muy bien, porque muy probablemente, cuando alguien insiste en que quiere cambiar y mejorar el mundo, significa que esa persona cree que su ideal del mundo perfecto es el correcto, lo cual hasta cierto punto puede ser «violación mental» por decirlo de alguna forma, de las libertades de otros individuos ¿Cómo una persona puede saber lo que es mejor para todo el mundo?

Te pongo un ejemplo muy sencillo, la gente que cree que el planeta está sobre poblado, en mi forma de pensar, creo que hay que respetar la libertad de otros individuos siempre y cuando no causen daño innecesario, en ese sentido, si yo pensará eso, que el planeta está sobre poblado, y quisiera controlar el crecimiento de la población humana, la forma más correcta de proceder en mi sano juicio sería «empezar por mi limpiar mi propia casa», entonces, si hay tanta gente dispuesta a mejorar el mundo y controlar la «sobre población» ¿Por qué no convocan a un suicidio en masa? Si tanto te parece que no cabemos todos en este planeta ¿Por qué no te vas tu?

Y ahí es donde te tienes que preguntar: ¿Por qué debería creerle a ésta persona? ¿Qué intenciones oculta?

Yendo un poco más allá ¿Existe un mundo perfecto? ¿De verdad existen las condiciones perfectas?

Y ahí te darás cuenta, de como detrás de aquellas consignas utópicas dotadas de tanto desinterés individual y vocación por el bien colectivo está el resentimiento, la envidia, la ignorancia, la ira y la maldad.

Lee entre lineas, cuestiona la autoridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *