Desconéctate del resultado, conéctate con el proceso

Estándar

Hace unos meses estuve trabajando con un sistema de organización muy sencillo, una simple libreta de notas en la cual escribía todas las noches las cosas que pretendía hacer en las primeras horas de la mañana siguiente, entre las 5:00 y las 8:30, y por la mañana, antes de realizar las tareas definidas la noche anterior, escribía aquellas cosas que haría durante la tarde y la noche de ese mismo día después de las 17:00 al salir del trabajo.

Así que por lo general solo escribía en la agenda dos veces al día, por las mañanas y por las noches, pero así como estaba convencido de que tenía que desarrollar una disciplina, también era consciente de que todos venimos con una carga de pasado que no podemos ignorar, que constituye todo aquello que nos define como persona en este momento, incluyendo las cosas buenas y malas, y en mi caso sentía la necesidad de poder entender y procesar mentalmente el cambio que estaba realizando conmigo mismo, así que no solo se trataba de actuar en consecuencia de las reglas a las cuales me había sometido bajo este sistema, quería entenderlo para quizá en un futuro poder ayudar a otros, así fue como dicha agenda se convirtió en un diario.

Siguiendo los rastros de la auto transformación

Entonces, sumado a esas dos listas de tareas diarias, también escribía como me sentía en el proceso, ideas que se me ocurrían sobre la marcha, modificaciones al sistema para hacerlo más efectivo o más flexible, y así poco a poco fui descubriendo como se desarrollaban en paralelo dos narrativas:

1 – El José que estaba dejando atrás, del cual estaba tratando de recoger las partes buenas y transformar las malas

2 – El otro José, aquél que estaba tratando de construir, tomando las partes buenas del anterior y creando otras nuevas en base a recorrer caminos desconocidos y desafiarme constantemente

Es muy curioso lo que sucede cuando haces un seguimiento tan cercano de un proceso de cambio, lo que me sucedió a mí, fue que descubrí que aquellas «partes» que consideraba malas del José que estaba tratando de dejar atrás, no eran de hecho tan malas como creía, simplemente ya no me eran útiles, pero lo fueron en su momento, ya que todos somos un resultado del contexto en el que nos desarrollamos hasta que decidimos cambiar y asumir responsabilidad por nosotros mismos… y que las partes nuevas que estaba tratando de construir ya estaban allí dentro de mí, esperando a ser repuestas, entonces, el cambio no era en sí un proceso, era una decisión que tomaba minuto a minuto, tan fugaz como un instante.

Recuerdo que me despertaba a las 5:00 o un poco después, a veces un poco antes, hacía mi cama y empezaba a preparar algo de café, mientras calentaba el agua, hacía mi cama, me lavaba la cara con agua helada y hacía algunos estiramientos, cuando el café estaba listo, me lo servía y acompañado a eso simplemente empezaba con la rutina que había escrito la noche anterior, por lo general leía unas cuantas páginas de libros que estaba estudiando en aquél entonces, o simplemente uno de ellos en el cual estaba más enfocado.

Desde las 5:30 hasta las 8:00 son 2 horas y media, así que trataba de aprovechar ese tiempo al máximo, sentía que dormir esas casi tres horas más era innecesario y que podía hacer el esfuerzo de invertirlo en algo más importante y que cambiara mi vida para mejor, eso fue lo que me mantuvo haciéndolo durante casi 3 semanas.

Resultados inmediatos, la delusión moderna

Las primera semanas me sentí muy bien por haberlo logrado, pero después de la semana dos tenía una carga de estrés impresionante y no me estaba sintiendo bien, sabía que algo andaba mal… poco a poco me fui desconectando del proceso hasta dejarlo atrás, después de la segunda semana empecé a apagar la alarma y seguir durmiendo hasta las 7:45, mis días volvieron a ser «normales», preparaba el desayuno y me iba para el trabajo, no me sentía bien tampoco con respecto a la respuesta que tomé, pero decidí disociarme del hecho y fingir que todo estaba bien, pero en el fondo sabía que no era así.

Todo mi sistema de organización se fue al piso y empezaron a surgir todas esas cualidades del José que estaba tratando de dejar atrás, buscaba distraerme por la ansiedad que me causaba haber dejado las cosas a medias, yo sabía que eso no me llevaría a nada, y que tendría que pararme de nuevo para luchar contra el mismo demonio, que a fin de cuentas era yo mismo.

A medida que transcurrieron las semanas decidí ser un poco más flexible conmigo mismo e implementar algo que me permitiera llegar hasta la raíz de la situación por la cual estaba pasando, así fue como empecé a meditar y a escribir deliberadamente, leí mucho sobre filosofía, budismo zen y empecé a practicar yoga, como ya entrenaba, lo que hacía era implementar posturas de yoga en los elongamientos de cada sesión de entrenamiento, al comenzar y al finalizar.

No podría describir como encontré al bicho que me estaba comiendo el alma, pero lo que si puedo decir es que se estaba alimentando de mis ansias de obtener resultados inmediatos, de mi necesidad de controlar, en medida que optimice como usaba mi energía y empecé a enfocarme 100% en la tarea presente, el malestar iba desapareciendo, el estrés y la ansiedad.

Y así fue como aquél bicho termino mueriendo se de hambre.

El aprendizaje es lo más importante

Haber seguido de cerca el proceso del que les hablé, fue de hecho lo que me permitió cambiar y conocerme más a mi mismo, no logré exactamente lo que quería en un principio, pero en el proceso descubrí algo más importante que eso que estaba buscando.

Lo enseñanza más importante que me dejó todo esto es que no hay que perder nuestros objetivos de vista, pero es fundamental conectarnos con el proceso y desconectarnos del resultado, ya que el resultado aún no existe, es algo que se construye con cada acción, entonces, no perdamos de vista el resultado, pero tampoco olvidemos que es un fruto del proceso.


Posted from my blog with SteemPress : https://steemit.com/blog/@joedukeg/desconctatedelresultadoconctateconelproceso-jmgk3zpo3t


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *